Sedes

  • CNA 2018

Sede del VII Congreso Nacional de Arqueometría

Si bien aún estamos en la etapa organizativa, nuestra intención es que el VII Congreso Nacional de Arqueometría tenga una doble sede: la ciudad de San Miguel de Tucumán y Amaicha del Valle en la vertiente occidental de Cumbres Calchaquíes. Para ello contamos con el apoyo de la Comunidad Indígena Amaicha del Valles y de la Comuna Rural homónima. Con posterioridad a las actividades de Apertura del Congreso, que tendrán lugar en San Miguel de Tucumán, los asistentes serán trasladados a la localidad de Amaicha del Valle en donde transcurrirán las actividades académicas y de esparcimiento programadas.

Amaicha del Valle ubicación y su historia

 Emplazada a 2200 m.s.n.m., la localidad de Amaicha del Valle se encuentra ubicada en el noroeste de la Provincia a 164 km de San Miguel de Tucumán. Posee uno de los mejores microclimas del país. En abril de 1716, por medio de una cedula Real, los representantes de la Corona Española otorgaron a Don Francisco Chapurfe- Cacique de los pueblos de El Bañado, Quilmes, San Francisco, Tío Punco. Encalilla y Amaicha- una extensión de 12.000 hectáreas que incluían la ciudad Sagrada de Quilmes. Esto, los convirtió en los únicos dueños de las tierras. Los Amaichas fueron los únicos Diaguitas que obtuvieron reconocimiento de Comunidad Indígena. Se cuenta que junto al Cacique Chapurfe se encontraban 36 indígenas cuyos descendientes son los actuales habitantes de la región. La historia del pueblo Amaicha  remonta a tiempos preincaicos, junto con otros pueblos de los Valles Calchaquíes como los Quilmes, Tolombones, Tafies, Paciocas, entre otros. Estas parcialidades formaban una unidad cultural que poseía una comunicación permanente y un intercambio comercial entre las diferentes comunidades, habiendo logrado así un sofisticado grado de organización social y económica. La lengua de los Amaichas era la Kakana o Kakan, la cual era muy difícil de entender, aprender y hablar. Se cree que, a mediados del siglo XVII, aun de hablaba. El nombre Amaicha según el Dr. Lizandro Borda proviene de la deformación del vocablo Aymacha que en la lengua Aymara, significa cuesta abajo. Otra acepción, dada por el padre Lozano, es aquella que refiere a reunirse o juntarse, que proviene del Kechua amicharse.

Amaicha Tierra de la Pachamama

 Amaicha es un espacio lleno de historia precolombina, rodeado al oeste por las Sierras de Quilmes y al este por las Cumbres Calchaquíes. Los comuneros de Amaicha del Valle conforman un pueblo de la Gran Nación Diaguita que ha mantenido en forma ininterrumpida su gobierno tradicional. Con 8.000 habitantes los Amaichas son poseedores de un territorio comunero en el Valle Calchaquí con una extensión de 52.000 hectáreas reconocidas, cuyos derechos están respaldados por la Cédula Real española otorgada en 1716 y protocolizada en 1892 por el Estado Nacional. Aún subsisten algunos rasgos de la cultura diaguita, como la fabricación artesanal de cerámica, los coloridos telares, a los que se suman otras prácticas ya consideradas tradicionales en el lugar, como ser la fabricación de los exquisitos vinos pateros, aguardientes, mistela, dulces y masas regionales. Su tradición se continúa a través de la Fiesta de la Pachamama, una  celebración autóctona en la que se elije a la Pachamama, la mujer más anciana de la zona.

logo comuna bn               logo comuna indigena blanco

Emplazada a 2200 m.s.n.m., la localidad de Amaicha del Valle se encuentra ubicada en el noroeste de la Provincia a 164 km de San Miguel de Tucumán. Posee uno de los mejores microclimas del país. En abril de 1716, por medio de una cedula Real, los representantes de la Corona Española otorgaron a Don Francisco Chapurfe- Cacique de los pueblos de El Bañado, Quilmes, San Francisco, Tío Punco. Encalilla y Amaicha- una extensión de 12.000 hectáreas que incluían la ciudad Sagrada de Quilmes. Esto, los convirtió en los únicos dueños de las tierras. Los Amaichas fueron los únicos Diaguitas que obtuvieron reconocimiento de Comunidad Indígena. Se cuenta que junto al Cacique Chapurfe se encontraban 36 indígenas cuyos descendientes son los actuales habitantes de la región. La historia del pueblo Amaicha  remonta a tiempos preincaicos, junto con otros pueblos de los Valles Calchaquíes como los Quilmes, Tolombones, Tafies, Paciocas, entre otros. Estas parcialidades formaban una unidad cultural que poseía una comunicación permanente y un intercambio comercial entre las diferentes comunidades, habiendo logrado así un sofisticado grado de organización social y económica. La lengua de los Amaichas era la Kakana o Kakan, la cual era muy difícil de entender, aprender y hablar. Se cree que, a mediados del siglo XVII, aun de hablaba. El nombre Amaicha según el Dr. Lizandro Borda proviene de la deformación del vocablo Aymacha que en la lengua Aymara, significa cuesta abajo. Otra acepción, dada por el padre Lozano, es aquella que refiere a reunirse o juntarse, que proviene del Kechua amicharse.