La UNT se vistió de fiesta para el 9 de julio

  • 08 Julio, 2017

margarita

A 201 años de la Declaración de la Independencia, la UNT conmemoró la fecha patria con un acto en el que participó la comunidad universitaria, y en el que se rindió homenaje a los próceres que dieron inicio a nuestra Nación, libre y soberana. La ceremonia se realizó en el patio del Rectorado, y, fue presidido por la rectora Alicia Bardón y el vicerrector José García. Nuestra Decana, Dra. Margarita Hidalgo, fue la encargada de dar unas palabras a los presentes.

Durante la ceremonia, que estuvo engalanada por las banderas de las escuelas experimentales y de las 13 facultades, junto a los abanderados del EPAM y del Programa Nunca es Tarde, el público se emocionó con el baile y el canto, y con los tiernos rostros de un grupo de niños y jóvenes que participan del programa Proposiciones, que se emite por Radio Universidad. 

También se hizo una ofrenda floral a los pies del monumento del fundador de la UNT, Juan B. Terán, por parte de miembros de la Acción Social (ASUNT).

Previo a la ceremonia las autoridades compartieron el tradicional chocolate con los abanderados y los presentes.

131536 20170707125333

Discurso completo de la Dra. Margarita Hidalgo: 

"El 9 de julio de 1816, un grupo de patriotas representantes de las 'Provincias Unidas de Sud América' reunidos en nuestra provincia en 'Congreso General', declararon la independencia nacional, asumiendo un compromiso que fue sostenido día a día desde hace doscientos un años. Compromiso que se honra con las acciones cotidianas de cada una de las personas e instituciones que conforman nuestro País. 

Como miembros de una Institución educativa de nivel superior, cabe preguntarnos ¿Cuál es el rol de la Universidad Pública en la tarea colectiva de honrar el compromiso independentista?, ¿cuál es el rol de nuestra Universidad en la construcción del ser nacional?  

La Universidad Pública en nuestro país es por excelencia social e inclusiva. Nuestras Universidades Públicas se constituyen en el seno de nuestra sociedad como ejes de movilidad social, polos de desarrollo científico, cultural, artístico y tecnológico. La Universidad pública está concebida para mejorar la calidad de vida de la sociedad que la contiene y la sostiene y como tal tiene un rol clave en el desarrollo social y productivo de su región.

Nuestra Universidad Nacional de Tucumán, honra ampliamente los valores de la universidad pública. Es una Institución donde se respeta la autonomía universitaria, la elección de los cuerpos directivos, la provisión de cargos docentes por concursos de oposición, la libertad de cátedra, la gratuidad de la enseñanza, la asistencia social estudiantil y el fortalecimiento de la función social a través de la extensión. 

El rol de la Universidad Nacional de Tucumán en la región va mucho más allá de la oferta académica en la que se expiden títulos de grado y posgrado. La Universidad Nacional de Tucumán es motivo de orgullo social, refuerza los aspectos de identidad de nuestra sociedad, aporta al sistema público de salud y constituye un motor productivo de conocimientos de gran relevancia. Tenemos una Universidad única, constituida por trece unidades académicas, siete escuelas experimentales, un parque biológico, un teatro, canal de televisión, radio, orquesta sinfónica, coro universitario, una reserva de fauna y un jardín botánico, además de los diversos espacios extensionistas que se coordinan desde las unidades académicas y desde rectorado. Todo esto hace de nuestra Universidad una institución presente en la vida cotidiana de los habitantes de nuestra provincia, respondiendo a un modelo universitario que nos llena de orgullo.

 En todos y cada uno de sus claustros y estamentos desarrollan tareas educadores, investigadores, personal de apoyo y extensionistas que con sus acciones cotidianas aportan a mantener vivo el acto revolucionario de nuestra independencia. Sin descuidar esta tarea cotidiana, nuestra Universidad en estos últimos años, ha enfrentado grandes compromisos, como ser la vinculación al sistema universitario nacional a través de la adecuación del uso de sistemas informáticos de gestión,  la apertura a la implementación de los convenios colectivos de trabajo y la difícil tarea de redefinir su estatuto, todo esto en un entorno nacional de transformaciones y cambios económicos que impactan desfavorablemente en el sector educativo, científico y tecnológico.

En este contexto caben nuevas preguntas ¿Hemos hecho llegar a nuestra sociedad el esfuerzo de docentes e investigadores que desde sus cátedras e institutos generan conocimiento y aportan el desarrollo de nuestro país? ¿Hemos podido transmitir los valores que caracterizan a nuestra Institución y mostrar los ejemplos de rectitud, honradez, palabra empeñada y austeridad? ¿Hemos acompañado a nuestra sociedad en el difícil momento que está pasando? O ¿hemos estado tan inmersos en discusiones eternas sobre errores y culpables, que hemos descuidado las propuestas y proyectos cuya envergadura engrandecen una Universidad? 

Con dolor he sido testigo de cómo diferencias de criterio han atentado contra el espíritu de nuestros docentes, estudiantes, no docentes e investigadores que han ido descreyendo de nuestra institución y cómo en nuestra sociedad se ha instalado una imagen de la UNT, en donde hechos administrativos y posicionamientos ideológicos han opacado sólidos aspectos académicos. 

Hoy, a 201 años de la declaración de la Independencia de nuestra Patria, próximos a celebrar los 100 de la reforma universitaria cuyas conquistas se respiran diariamente en todos y cada uno de los espacios de la UNT, con un marco tan imponente como el que brindan los abanderados de las diferentes carreras y dependencias de nuestra Universidad, hago una convocatoria a enfrentar diferencias y superar desencuentros, para que nuestra universidad, pública, gratuita, inclusiva, pluralista, extensionista y solidaria, pueda seguir honrando día a día el compromiso independentista mediante la generación y transferencia de conocimientos y continúe siendo un faro en el cual la sociedad pueda referenciarse, sentirse orgullosa y salir adelante". 

Fuente: Noticias UNT